Colaboraciones

Probando la Spirulina de ”Ibornatur”

Existe un mito que dice que únicamente quien quiere adelgazar, toma este tipo de suplementos.

Pero nada más lejos de la realidad, pues como bien indica, son suplementos, que nos acompañan en el día a día sea cual sea nuestra actividad y dieta diaria, nuestros hábitos vamos.

Claro que, no hace falta decir que si se quiere adelgazar o obtener grandes resultados, es imprescindible cuidar lo que comemos y mantener una actividad diaria regular.

Pero eso es algo que aunque es evidente, cae únicamente en la responsabilidad de cada uno.

Os quiero hablar hoy de la Spirulina que los chicos de Ibornatur ya que, desconocía sus beneficios y me parece interesante no solo para mi, sino para compartirlo con vosotros.

Spirulina:

es conocida por tener una fuente de alimentos muy rica.

Entre ellos está su principal componente que es la ficocianina, la cual trabaja para combatir los radicales libres así como inhibir la producción de moléculas inflamatorias.

Además su alto contenido en calcio, cobre, vitamina K, C y potasio, hacen que sea un complemento muy enriquecedor y fortalecedor.

Al menos un 70% de su composición, es rica en proteína y tiene 18 aminoácidos.

Beneficios de la Spirulina:

Antioxidante

Nos aporta proteínas vegetales

Energía

Nos aporta nutrientes, vitaminas y minerales necesarios

Beneficiosa para:

  • Sistema inmunologico

  • Resistencia física

  • Salud del cabello y la piel

  • Pérdida de peso

  • Tránsito instestinal

Modo de empleo o toma diaria recomendada:

6 comprimidos al día repartidos de la siguiente forma:

2 media hora antes de desayunar

2 media hora antes de comer

2 media hora antes de cenar

Ingrediente por cada comprimido:

Alga espirulina en polvo ( Spirulina platensis, alga entera): 275 mg , antiglomerante (celulosa, almidón de maíz y dióxido de silicio), endurecedor (monogliceridos de ácidos grasos).

Mi opinión:

Debo decir que ya había escuchado hablar sobre la Spirulina, pero, nunca antes la había incluido en mi día día.

Sí que es cierto que me noto más saciada al tomarla, pero eso sí, que hay que seguir la indicación que nos pone en el tarrito para que surta el efecto deseado.

Otro dato es que, no sé si influirá, pero algo más de agua empiezo a tomar desde que la tomo y no únicamente a la hora de tomar la Spirulina sino que, de por sí el cuerpo me pide más a ciertas horas a lo largo del día.

Debo reconocer que el olor me recuerda mucho al típico de alimentación para peces, pero como no la saboreo sino que la trago con un buen vaso de agua, esto llega a ser una sensación muy breve.

Este dato es así ya que, al ser un alga, pues el olor se le asemeja pero ojo, no llega a ser molesto para mi.

No tienen un tamaño excesivamente grande por lo que, al tragarlas con abundante agua no se hace para nada complejo.

Podéis verlo en las fotografías cómo son, en comparación a una moneda de dos euros, lo cual, lo facilita muchísimo a la hora de tragarlas.

Seguramente siga tomándola para poder dar una opinión mucho más sólida en cuanto a resultados o cambios se refiere, pero por ahora, esto es lo que voy sintiendo.

Este post es una colaboración con  IBORNATUR, el equipo me ha hecho llegar estos productos para que os cuente mi opinión sincera.

¿Habéis probado la Spirulina o algún otro suplemento?

Nos vemos en el siguiente post. 🙂

1 thought on “Probando la Spirulina de ”Ibornatur””

Déjame un comentario :)